Apicultura: con 15.000 productores es uno de los rubros de mayor crecimiento en Paraguay

La explotación destinada a la cría de abejas se convirtió en el rubro pecuario diversificado y sostenible de mayor crecimiento en Paraguay. Una colmena completa con 40.000 a 60.000 abejas cuesta G. 600.000. Al año, produce aproximadamente entre 25 a 30 kilos, cada kilo cuesta G. 20.000 al por mayor y en un año se recupera la inversión. La cantidad y el correcto manejo de las colmenas aumentan las ganancias. Ser apicultor es rentable, puede convertirse en una fuente vital de empleo y de ingresos para innumerables familias.

Image description
Image description
Image description
Image description

InfoNegocios conversó con Demian Herbsztein, presidente de la Unión Paraguaya de Apicultores (UPA), quien manifestó que el sector apícola en los últimos cinco años creció mucho, pero desde hace dos años despegó fuertemente, “esto debido a la inclusión de la miel en las meriendas escolares en varios departamentos y ahora se está licitando nuevamente para habilitar otros tres más. De esta forma todos los productores tienen garantizada la compra de su miel, entonces se convierte en un gran beneficio para la gente y para el desarrollo de la apicultura”.

Comentó además que a nivel nacional muchos empresarios se están involucrando también en el rubro apícola y esto generó un aumento importante en la cadena de valor agregado.

La apicultura es considerada una de las pocas actividades pecuarias que requiere poca inversión económica, “una colmena completa que incluye la cámara de cría, el alza, la tapa, los cuadros con la cera y también el núcleo de abejas cuesta G. 600.000. Una colmena tiene aproximadamente entre 40.000 a 60.000 abejas en época de producción y en invierno, como el frío mata bastante a las abejas se reduce a 15.000”, explicó Herbsztein.

“En promedio, al año se suelen sacar de 25 a 30 kilos por colmena. Hay muchos asociados que suelen vender esos kilos en baldes y otros productores que envasan ellos mismos y comercializan. Hay un piso mínimo de G. 20.000 por kilo al por mayor, que va en aumento de a poco. Para este año se espera un incremento”, declaró.

El titular de la UPA indicó que apicultura tiene muy buena rentabilidad, “haciendo una inversión inicial uno la recupera en un año más o menos, siempre y cuando el clima ayude. Es importante resaltar que es necesaria la capacitación constante de los productores para que tengan el mejor rendimiento por colmena, con buenas prácticas de higiene y manejo”.

Herbsztein señaló que existen 15.000 apicultores distribuidos en todo el país, especialmente en el Chaco, debido a que en esa zona no hay agroquímicos ni fertilizantes, lo cual permite la producción de una miel pura y de calidad. “Para el que quiere iniciarse siempre debe tener en cuenta que tiene que ubicar su colmena en una zona donde no haya cultivos, para evitar así que las fumigaciones afecten a las abejas”.

La UPA cuenta con socios de diferentes categorías, pequeños, medianos y grandes productores. Para los que quieran iniciarse en la apicultura o que tengan pequeñas colmenas y quieran hacerlas crecer el gremio ofrece a sus socios asistencia, capacitaciones, salidas de campo y charlas, “tratamos siempre de unificar los criterios de buenas prácticas apícolas, cualquier miel que producen los socios tiene el sello de garantía de la UPA, nosotros aseguramos que la calidad de la miel no está adulterada y sea 100% pura”, finalizó.

Por su parte, el licenciado Carlos Escobar, jefe del Departamento de Apicultura del Viceministerio de Ganadería, destacó que el rubro de mayor crecimiento en lo económico, social y ambiental en los últimos años ha sido la apicultura, según el informe brindado por el Proyecto Promoción de la Producción Pecuaria Diversificada y Sustentable (PROCADENAS).

“También el Gobierno viene desarrollando una estrategia para combatir el contrabando, al garantizar la producción del pequeño productor introduciendo la miel en las compras públicas, a través de los programas de merienda y almuerzos escolares, de esa manera el productor se siente fortalecido porque su mercado está blindado y puede ir creciendo cada vez más”, sostuvo.

Para Escobar la mejor manera de iniciarse en el rubro es primeramente una buena capacitación formal y técnica, para lograr introducirse de a poco en el mercado productivo. “Es un proceso que demora más o menos dos años en afianzarse, pero a la larga brinda resultados excelentes y lucrativos”.

Por último, detalló que existen cuatro niveles de apicultores en Paraguay, los que cosechan por hobby (1 a 3 colmenas), familiares (4 a 20 colmenas), granjeros (20 a 50 colmenas) y microempresarios (50 en adelante).

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: