Cinco consejos para liderar equipos de trabajo

(Por María Rojas de Ojo de Pez) Al anteponer a las personas estamos priorizando su bienestar, y como consecuencia su propio rendimiento. Entender esto puede ser urgente. Más allá del ámbito profesional, un líder se hace todos los días implicando ser mejor persona para influir, pero sobre todo comprendiendo el poder efectivo de un equipo de trabajo por encima del individuo.

Cuando se trabaja en equipo se agregan las aptitudes de todos los miembros y se potencian sus esfuerzos. De esta manera se disminuye el tiempo invertido en un proyecto y aumenta la eficacia de los resultados. Esta fórmula parece obvia, pero es difícil de conseguir.

A continuación, te dejo unos tips que suenan algo cliché, pero al final del día es lo que te acercará un poco más al éxito de tus proyectos:

1. Acepta que aún tenés mucho por aprender

Lo cierto es que muchas veces no importa qué posición ocupes, siempre se puede aprender de los demás. Alimentarse del conocimiento de otros y compartir los tuyos, solamente puede hacer crecer tu proyecto y hasta las ideas más fértiles.

2. Comunicación efectiva

Establecer credibilidad y transparencia con los involucrados a través de una comunicación asertiva, es ganar soporte como equipo. Mantenelos informados sobre objetivos, prioridades y todos esos importantes deadlines. Asegurate de proveer direcciones claras y estar abierto a recibir feedbacks y preguntas.

3. Creación colaborativa

Es hora de cambiar el chip y avanzar hacia el concepto de cultura de colaboración para que el trabajo, los objetivos y las relaciones interpersonales fluyan mejor y con más eficiencia. Cuando el equipo se siente cómodo compartiendo ideas y pensamientos libremente, el resultado siempre va a ser positivo.

4. Responsabilidad y libertad

Generar confianza entre la empresa y las personas genera resultados.

Si cada persona se siente totalmente responsable de sus funciones y tiene conciencia de que sus compañeros dependen de ellas, lo tendrá en cuenta a la hora de escoger sus momentos de descanso. Es optar por la total confianza entre la empresa y las personas, garantizando que se afronte el día a día con energía, incrementando por tanto los resultados.

5. Sé paciente contigo mismo

Desarrollar habilidades de gestión toma su tiempo. Prestar atención, perfeccionar y mejorar las cualidades forman parte de la trayectoria profesional de cada uno. Practique la paciencia y perdónese al cometer errores, que si de algo sirven, es para aprender de ellos.

“Si quieres ir rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”, proverbio africano.

Es que al final, en el centro de todo están las personas. Somos el núcleo de lo que hacemos, lo que nos rodea y moldea. Potenciar la individualidad para generar un mejor desempeño en la cultura del trabajo colaborativo

La recompensa de ver a un equipo de trabajo motivado y dando lo mejor de sí mismo, no tiene precio. O bueno… Quizás sí, en el éxito de un proyecto con resultados medibles y hasta en la cara de felicidad de clientes satisfechos.