Como para una postal: Puesta de Sol atrae con un paisaje privilegiado en Paraguarí

Un lugar para pasar días apacibles, en familia o con amigos, y contemplar las vistas desde un cerro en el departamento de Paraguarí, es lo que ofrece la quinta Puesta del Sol. Inicialmente, fue concebida para una vivienda familiar, pero luego los propietarios la acondicionaron y hoy está disponible para un reducido grupo de personas.

La quinta Puesta del Sol fue construida en 1999, en un cerro a 330 m sobre el nivel del mar y está ubicada sobre la ruta que une Paraguarí con Piribebuy, a 72 km de la ciudad de Asunción.

El propietario del establecimiento, Aníbal Pino, relató que tras haber vivido allí con su familia y disfrutado de la naturaleza del lugar, decidió compartirla con todas las personas, quienes deseen adentrarse y sentir el contacto con ese medioambiente privilegiado que presenta la quinta.

“Fue en diciembre de 2019 que empezamos a alquilarla. El negocio lo manejamos familiarmente con mi señora, la arquitecta Zuni Florentín. Nos encargamos de recibir a los clientes en la quinta y una de nuestras hijas maneja las reservas”, refirió Pino. 

“La casa quinta la alquilamos en su totalidad, sería privada para un solo grupo de personas o una sola pareja, sin espacios compartidos con otras personas. La construcción cuenta con una habitación con cama matrimonial y una cama de una plaza, más televisión con cable. Hay otra habitación con siete camas de una plaza. Las habitaciones cuentan con acondicionadores de aire”, describió.

Además cuenta con una cocina amoblada con todos los electrodomésticos necesarios, un quincho con vista al cerro Mbatoví, sitio de frondosa vegetación. El lugar también dispone de una amplia piscina y un espacio para camping. 

Pino agregó que como la quinta está construida sobre un cerro, en la temporada invernal se siente bastante el frío, y solamente van los amantes de esta estación del año. Mientras que durante la primavera y el verano tienen mucha ocupación y hasta con lista de espera en algunos casos.

“En cuanto a los eventos, en la quinta se pueden hacer cumpleaños, casamientos (con un reducido número de invitados), cenas de fin de año de empresas, colegios, o simplemente ir a pasar unos días diferentes con el paisaje que brinda el cerro. La quinta es pet friendly, así que los clientes pueden llevar a sus mascotas”, finalizó.