Re-encuentro: Llega el San Juan del Denide para ayudar a sus programas de inclusión

El Denide invita a la 8va. edición del tradicional San Juan Denide, una Edición Re-encuentro, luego de dos difíciles años de pandemia. La actividad será el domingo 3 de julio, de 10:00 a 16:00, en el local del Denide (sito en Prof. Silvia Enciso entre Dr. Gubetich y Tte. Samaniego, a dos cuadras del IPS Central).

Esta gran fiesta de San Juan contará con una variedad de stands con platos típicos y populares, así como platos internacionales y postres, para todos los gustos, de la mano de cocineras y cocineros que donarán su esfuerzo y habilidades culinarias a beneficio del Denide.

La colorida jornada estará amenizada con presentaciones del Ballet Municipal de Asunción, la Banda de Músicos de la Policía Nacional, la cantante Leda Sautu y más shows en vivo. Además, el elenco teatral Identidades, compuesto por jóvenes que asisten al Denide, realizará la presentación del tradicional Casamiento Koygua.

El Denide es una institución que hace 56 años impulsa una diversidad de acciones por y para el reconocimiento de los derechos humanos de las personas con discapacidad intelectual y psicosocial en el Paraguay, recibiendo a niñas, niños, jóvenes y adultos de cinco a más de 45 años de edad.

Todo lo recaudado en concepto de ventas será a favor del Denide, para garantizar la implementación de sus programas de inclusión social, académica y laboral, que anualmente cuenta con más de 100 beneficiarias/os, incluidas las familias de las/os usuarias/os.

La rosa roja (la flor de los enamorados, por excelencia), objeto de la globalización

(Bernard Calas, Université Bordeaux Montaigne) Una rosa roja puede simbolizar muchas cosas. En San Valentín, para muchos se convierte en un signo de amor, una muestra de ternura. Es la flor de los enamorados por excelencia. En Rusia también se regala a las madres el 8 de marzo como muestra de reconocimiento por su labor doméstica. Pero para el geógrafo, la rosa roja es también un marcador de la globalización. Es probable que la rosa que se regala o se recibe el 14 de febrero proceda de invernaderos situados en los trópicos, o incluso en el ecuador, más concretamente en Kenia, Etiopía o Ecuador.