“Estamos transitando hacia una economía de eficiencia: la inversión en infraestructura y la eficacia estatal es clave”

Beltrán Macchi, presidente de la Asociación de Bancos del Paraguay (Asoban), manifestó su visión acerca del camino que Paraguay necesita recorrer para dejar de ser un país en vías de desarrollo. Entre los puntos que resaltó se encuentran: el mejoramiento de la educación, la necesaria inversión en ciencia y tecnología, y por sobre todo reformar los servicios públicos.

“Para estar en la lista de países desarrollados se necesita entrar en la economía de la innovación, la tecnología y el conocimiento, y tener un ingreso per cápita del orden de US$ 17.000”, enfatizó.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Paraguay posee un índice de ingreso per cápita de US$ 5.626 (Nominal 2022).

En efecto, sí se necesita transitar un largo trecho para llegar a un mayor grado de desarrollo, “hoy estamos transitando hacia una economía de eficiencia donde la inversión en infraestructura y la eficiencia del aparato estatal es la clave”.

Por otra parte, juegan un papel fundamental factores como educación de calidad en todos lo niveles y una fuerte inversión en ciencia y tecnología.

Quizás te interese leer:

Paraguay y las habilidades laborales: Falta de comprensión lectora vaticina futuros problemas de productividad y competitividad

¿Cuáles son los pasos para revertir los números negativos de la inclusión financiera en Paraguay?

Falta gente de ciencia: paraguayos con pocas habilidades STEM no tendrán cabida en mercado global

Pero antes de esto, Macchi consideró que es necesario pasar por la eficiencia de los servicios públicos fundamentalmente.

Asimismo, refirió que son indispensables las reformas en otros sectores, en este sentido, la corrupción y la informalidad deben ser reducidas al máximo, de igual forma la impunidad debe terminar para consolidar la seguridad jurídica y la estabilidad de las reglas de juego.

En términos de cómo está Paraguay en el mapa regional, destacó algunos aspectos positivos. “Paraguay no está mal en el mapa regional, pues tiene fundamentos sólidos en la estabilidad macroeconómica”, aseguró y detalló que varios países vecinos tienen un punto débil en este aspecto.

Además, el directivo resaltó que “Paraguay no tiene grandes confrontaciones sociales y eso en el contexto regional no es menor”.

Con respecto al nivel de influencia de la inversión privada en el desarrollo del país, el ejecutivo observó que primero debemos lograr el grado de inversión en la calificación de riesgo país, al cual se llegaría eliminando aspectos citados como la corrupción y la impunidad, para tener seguridad jurídica.

“Necesitamos mejorar la calidad de la burocracia pública en los tres poderes del Estado; combatir la delincuencia organizada, en especial el narcotráfico y la delincuencia común”, expuso acerca de los pasos a seguir para un mejor futuro.

Añadió también que se debe seguir invirtiendo en infraestructura y educación, por supuesto también en salud y viviendas; y elaborar una profunda reforma en la justicia para reducir la impunidad.

“El crecimiento de Paraguay va a seguir: ¿a qué tasa crecemos y cómo hacemos para que ese crecimiento alcance a todos? Son las cuestiones que deberemos buscar”, concluyó.