Buses de combustión interna a eléctricos: una transición lenta que supone 40 tn de CO2 capturadas por cada bus sustituido

Los vehículos eléctricos pueden reportar no solo beneficios ambientales sino también económicos para los países en desarrollo, según un informe del Banco Mundial (BM). Sin embargo, esa transición de los rodados de combustión interna a los de locomoción mediante energía renovable y sostenible no ha sido todo lo veloz que se hubiese deseado, sobre todo en los países de ingreso bajo y mediano, fundamentalmente por los elevados costos iniciales. ¿Cuál es el panorama en Paraguay?

Un estudio realizado en 20 países de Sudamérica, África, Asia, el Caribe, Oceanía y Europa América del Sur -para el informe Economics of Electric Vehicles for Passenger Transport (Los aspectos económicos de los vehículos eléctricos para transporte de pasajeros) del BM-, se observó que más de la mitad de estas naciones se beneficiaría económicamente si adoptara la movilidad eléctrica.

Paraguay es uno de los países en los que la movilidad eléctrica todavía tiene camino por recorrer. ¿Qué hacer? “En una primera etapa lo que se está haciendo es ver si este nuevo modelo de negocios encaja con el ya establecido. Hay avances. Les mostramos a los empresarios las ventajas a nivel operativo y a nivel inversión, porque el sector privado no se anima a asumir el riesgo si no va de la mano con el sector público”, dijo Juan José Rolón, director de Proyectos del Viceministerio de Transporte.

El funcionario relató que están explorando iniciativas para reducir el costo de adquisición de buses eléctricos. Un proyecto es entregar en concesión 10 buses donados por Taiwán a empresas de transporte interesadas, y que cuenten con infraestructura (cargadores, etc.) para ser elegibles.

El otro proyecto es constituir una Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada (NAMA por sus siglas en inglés), un fondo que permitirá adquirir buses a tasa preferencial, y para los primeros 300 buses una bonificación de US$ 30.000. De esta manera, el costo inicial se reduciría y haría rentable el negocio.

Ventajas

Para Alejandro Zuccolillo, director de Magno, uno de los beneficios de adoptar vehículos eléctricos es el ahorro que supondrá una menor importación de hidrocarburos, uno de los principales factores de inflación, además de las ventajas en cuanto a salud pública.

“Nuestro país sufre enormemente por las enfermedades respiratorias asociadas a la contaminación del aire por culpa de los vehículos antiguos. El Estado gasta anualmente US$ 150 millones solo en enfermedades respiratorias“, dijo.

Asimismo, algunos no usan el transporte público y optan por motocicletas, causal de gasto público por los accidentes de tránsito, que terminan costando US$ 100 millones en emergencias médicas. Y cada bus que se sustituye equivale a 20 hectáreas de bosque o 40 tn de CO2 capturadas

Paraguay es un exportador neto de energía eléctrica, que podría estar consumiendo localmente, impulsando su desarrollo generando más ingresos a las arcas fiscales, pero tiene que ser priorizado como política pública, según Zuccolillo.

“Ni siquiera hemos explorado el impacto de poder atraer turismo verde o atraer industrias que estén buscando países que sean amigables con el medioambiente y sostenibles. Eso va a ir surgiendo a partir del cambio de matriz y que se vaya viendo los efectos adicionales que tiene ser un país que impulsa el desarrollo sostenible“, sostuvo.