Producción frutihortícola: ¿es posible dejar de depender de la importación?

Uno de los desafíos que cada administración del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) posee es potenciar el crecimiento del consumo de productos frutihortícolas nacionales. Según el propio viceministro de agricultura, Moisés Bertoni, “solo el 50% de los tomates paraguayos y menos del 30% de las demás frutas y hortalizas que se compran en el mercado interno son de origen nacional”.

Image description

Bertoni aseguró que el Gobierno impulsará una estrategia en las próximas semanas para aumentar el consumo de productos frutihortícolas nacionales en el mercado interno, utilizando tecnología, mejorando los sistemas de comercialización y asistencia técnica. "Lo que se pretende es disminuir la dependencia de productos extranjeros, sobre todo en aquellos que tenemos la posibilidad de producir", indicó.

Sin embargo, el economista de la organización Heñoi, Luis Rojas, mencionó que no es la primera vez que se lanza un proyecto para potenciar el consumo de la producción frutihortícola nacional y realizó algunas consideraciones. "La producción paraguaya puede conseguir mayor presencia en el mercado prácticamente en todos los rubros, ya sea tomate, locote, cebolla, papa y zanahoria. Aparte, contamos con tres factores indispensables para dejar de depender de la importación como tierra fértil, agua en abundancia y mucha población campesina", expresó.

Según Rojas, la mandioca es probablemente el rubro frutihortícola con mejor participación dentro del mercado interno, seguido por el tomate y el locote, donde la incidencia de los productos importados sigue siendo muy alta. "Hay otros rubros como el ajo, la cebolla y la papa en los que las importaciones cubren hasta el 90% del mercado interno", comentó.

Asimismo, el economista añadió que existe mucha dificultad para hacer análisis sobre el mercado porque el MAG trabaja muy poco con estadísticas y los niveles de importación informal (contrabando) son bastante altos. 

Por su parte, el viceministro señaló que en la primera etapa del proyecto del MAG para potenciar el consumo de frutas y hortalizas nacionales se enfocarán principalmente en el tomate, locote y cebolla, ya que durante los primeros días de la cuarentena -cuando los precios se dispararon en los supermercados- tuvieron que facilitar el comercio de los productos nacionales y se dieron cuenta de que es posible llenar mayor parte del mercado interno.

"Actualmente el MAG posee un acuerdo muy ambicioso con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y en brevedad iniciaremos los trabajos en el mercado de Caaguazú, para que se vuelva un centro grande de acopio y distribución de tecnología para los productores”, manifestó Bertoni. El viceministro de agricultura agregó que con el acuerdo con el IICA lograrán que 2.000 productores tengan un sitio donde llevar sus productos, mejorarlos, plastificarlos, empaquetarlos y enviarlos a las cadenas de supermercados.

Bertoni anunció que en cuestión de semanas el plan estratégico del MAG para fomentar la producción nacional será dado a conocer y estiman que en tres años cubrirán gran parte de la demanda interna de frutas y hortalizas.

Incentivar la producción: cuatro pasos clave

Para el economista Luis Rojas hay cuatro pasos claves y estratégicos que se deben seguir desde el Estado para que la demanda interna de frutihortícolas sea cubierta en mayor medida por la producción nacional: que se genere mejor información sobre la producción nacional, aumentar la inversión en infraestructura y asesoría técnica, establecer una política de acceso a la tierra y la diversificación de la rentabilidad. “El horticultor muchas veces produce como puede, en el departamento Central algunos trabajan en tierras alquiladas u ocupadas, tampoco cuentan con créditos accesibles ni apoyo en infraestructura o asesoría. La producción argentina llega al país justamente porque ellos sí cuentan con inversión en sistemas de riego, invernaderos, mallas media sombra y toda la infraestructura que se requiere para continuar produciendo en el año", sostuvo.

Otra dificultad, el precio

Por su parte, Bertoni coincidió con Rojas con que los productores paraguayos tienen la posibilidad de ocupar mayor parte de la demanda interna y apuntó que el factor determinante para que las importaciones llenen las góndolas del país es el precio. “Aparte de que la volatilidad de los precios de los productos primarios sea alta, la devaluación del real y el peso perjudica a los productos nacionales, incluyendo que el precio de los artículos paraguayos aumenta porque de una planta de la que se podría sacar 10 kilos de tomate solo se saca dos”, argumentó.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: