Olimpia Lions, una apuesta al futuro con un presente que llena las expectativas

(Por CDT) La franquicia paraguaya Olimpia Lions culminó en el cuarto lugar en la Superliga Americana de Rugby (SLAR), una participación considerada exitosa por sus directivos desde el punto de vista deportivo. Desde lo económico, los accionistas opinan que sus aportes son una inversión a futuro, de cara a mejorar la calidad de los rugbiers paraguayos y a aumentar las probabilidades de crecimiento y éxito del rugby nacional.

Image description
Image description

La SLAR organizó su primer torneo en 2020, pero apenas comenzado -solo se disputó la primera fecha en su totalidad- tuvo que suspenderse debido a la pandemia del coronavirus. “Se hizo una apuesta muy importante el año pasado, se trajo un equipo de élite con jugadores de varias partes del mundo; se esperaba una participación mayor de los auspiciantes, pero no fue la ideal por el corto tiempo que se tuvo en comercializar la marca, y fue un tropiezo no tener público en los estadios, porque la idea era generar un efecto de masificación importante”, afirmó César Marsal, directivo de Olimpia Lions.

El presupuesto del año pasado para la franquicia fue de US$ 750.000, monto que iba a ser cubierto con el aporte de los accionistas, más la suma de las recaudaciones en el estadio y los sponsors, aunque no se llegó a invertir esa suma por la suspensión mencionada.

Menos que ayer

Este año el presupuesto se redujo a US$ 280.000, de los cuales US$ 30.000 fueron aportados por los sponsors. La cadena ESPN, que televisó el certamen, asumió los costos de comida y hospedaje en hoteles cinco estrellas en Montevideo y Santiago de Chile durante 60 días. Los traslados fueron en vuelos chárter para mantener la burbuja.

La Superliga se encargó de la logística y los salarios, para los que cada club entregó US$ 180.000; el club Olimpia puso el nombre a cambio del patrocinio y la World Rugby brindó una ayuda económica que fue repartida entre las franquicias participantes. La directiva de Olimpia Lions está compuesta por 10 accionistas, exjugadores de Curda y San José, quienes son los financistas del emprendimiento.

Este año no se obtuvo la ayuda de auspiciantes importantes debido al poco tiempo que hubo para una buena campaña de marketing, ya que la disputa fue aprobada en la segunda quincena de enero y el inicio fue en marzo, pero para 2022 habrá un plazo mayor para publicitar el torneo y así convocar a más patrocinadores.

La sociedad tiene un contrato que vence en 2024, lo que significa que el equipo tendrá tres años más de operación. “El objetivo principal es el desarrollo del rugby nacional a través de la masificación, de generar un espíritu positivo en el rugby paraguayo, ganar partidos, generar nuevamente ese entusiasmo internacional, el protagonismo que antes teníamos”, destacó Marsal.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: