Fernando Serrati: “No sabemos bien qué es lo que está ocurriendo entre los frigoríficos y los supermercados con respecto a los precios”

Fernando Serrati, presidente de la Asociación Paraguaya de Productores y Exportadores de Carne (Appec), habló acerca del alto costo del precio de la carne en el mercado interno, donde varios actores intervienen en el proceso de comercialización, y que a ciencia cierta no manejan la razón del encarecimiento, pues podrían estar incidiendo varios factores. No obstante, indicó que el consumidor paraguayo es el que más barato está pagando por la carne en la región.

Image description

“Hay varias partes involucradas en este negocio. Estamos nosotros que producimos y vendemos, luego está el frigorífico que compra nuestro ganado y exporta a mercados internacionales y también coloca a nivel local; y por otra parte están los supermercados que reciben esa carne y la ponen en venta en góndolas” explicó.

Según el ganadero existen demasiadas partes involucradas interactuando y que una cosa es el precio que ellos fijan por la compra de su ganado, y otra es el precio para el consumidor final. “Los frigoríficos ganan y tienen su margen de acuerdo a lo que nos compran y a lo que venden. Y lo mismo ocurre con los supermercados, que compran de los frigoríficos y comercializan al precio que mejor les conviene”, afirmó.

Señaló que desde el sector presumen que como los supermercados consideran a la carne como un negocio marginal, y no un “súper negocio”, estos tratarán de comprar lo más barato posible para después vender lo más barato posible.

“En verdad no sabemos bien qué es lo que está ocurriendo entre los frigoríficos y los supermercados con respecto a los precios; no podemos decir con certeza si hay un margen excesivo, por ejemplo, o si los precios están corriendo porque no tenemos alternativa, porque al final de cuentas, los mercados internacionales, que son los que llevan el 70% de la carne paraguaya”, refirió.

El empresario apuntó que como afuera están pagando más alto, no queda otra que vender al mismo precio o un poco más barato; esto, teniendo en cuenta que hay cortes que no se exportan, como el puchero, que es uno de los pocos o el único, que tendría que tener un precio diferenciado en el mercado interno con relación al del mercado internacional.

Añadió que si el precio está incrementado por una avidez de hacer lo que sea para ganar plata o porque hay que subir de todas maneras los precios -porque todo se encareció y no queda otra alternativa, porque hay que vender- tampoco hay mucho que se pueda explicar. “La respuesta sería que todo subió. Porque en verdad, todo aumentó, la soja, el maíz, el arroz, todos los productos, así como también nuestro costo de producción, de los ganaderos, y esa es una realidad”, dijo.

Sin embargo, aseguró que estuvieron investigando los precios del producto a nivel regional y vieron que Paraguay tiene la carne más barata de la Región. “Es decir, el consumidor paraguayo es el que más barato está pagando por la carne en todo el Mercosur, esto, hablando específicamente de cortes al público”, precisó.

Factor climático

Otro tema que tampoco es menor, en palabras de Serrati es que “estamos saliendo de un invierno horrible, de helada tras helada que liquidó todo lo que había y encima con seca, que ha ocasionado que no haya, en estos momentos, ganado terminado para consumo disponible. En las ferias están entrando apenas 30 cabezas, cuando deberían ser por los menos 150 o 200; por ende se pueden estar dando una sumatoria de cosas que están derivando en el encarecimiento”, expuso.

Al ser consultado si estos precios podrían mantenerse o regularse nuevamente, mencionó que según los analistas todo se podría estar reacomodando en 24 meses. “Es lo que estamos escuchando, que todos estos problemas de logística que hay, que los ríos no están navegables o que está muy caro mover la mercadería porque los barcos están saliendo con mitad de peso, podría estar mejorando en ese lapso”.

Ahora, ¿qué va a pasar con la producción? “Eso no lo podemos saber, porque dependemos del clima. Si no llueve como tiene que llover entre octubre y noviembre vamos a seguir sin ganado y eso podría a complicar aún más las cosas, porque vamos a tener que traer animales que están confinados en corrales, y ese es un ganado de costo alto, porque se está alimentando con maíz, con subproductos de maíz y soja, que se han encarecido también”, advirtió..

Y con una situación climática que no ayude a mejorar el panorama, esta tendencia se va a mantener o incluso empeorar. “Pero si empiezan a normalizarse las lluvias, lo que no se está exportando, que son los cortes con huesos, estos deberían tener otro comportamiento”, concluyó. 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: