Un refugio dentro de la casa

(Por Nora Vega - @noriveg) Después del trabajo, nada mejor que relajarse en un lugar que sea cómodo y en donde se pueda descansar. En esta nota te damos algunos consejos para tener, o tal vez mejorar, un espacio que sea exclusivo para desconectarte un ratito del mundo.

Image description
El estilo minimalista es una de las formas más simples y económicas de transformar el un espacio en un lugar de relax. Foto gentileza @Houzz.
Image description
Este espacio debe estar personalizado con el gusto de cada persona. Foto gentileza @Houzz.

CONSEGUÍ UN BUEN SILLÓN DE RELAX
Los sillones de relax tienen muchos beneficios gracias a sus diseños ergonómicos y sus programas de masaje. Generá un entorno relajante, que te proporcione serenidad. Unos almohadones y una manta delicada pueden ser los complementos ideales para leer un libro o simplemente descansar en un buen sillón.

CONTÁ CON UNA ILUMINACIÓN SUAVE
Evitá el deslumbramiento porque es incómodo y perturbador. Controlá la luz natural con visillos, paneles y cortinas en tejidos de mayor opacidad para que el interior sea apacible. Con referencia a la iluminación artificial, se recomienda una luz indirecta y suave, y el uso de reguladores para modular la intensidad.

ELEGÍ LA TENDENCIA MINIMALISTA
El estilo minimalista es una de las formas más simples y económicas de transformar el espacio en un lugar de relax. La idea principal es emplear el mínimo de decoración y mantener el orden para que el ambiente sea relajante. Hay que huir de las decoraciones frías e impersonales. Evitá el exceso de objetos decorativos y no abuses de los muebles que puedan obstaculizar el camino: así vas a tener la sensación de libertad.

QUE NO FALTEN LAS VELAS Y LA MÚSICA
Al estrés y al cansancio podés ponerle fin con una buena terapia de música. Date el lujo de descansar por lo menos 10 o 20 minutos en tu sala de relax. Prendé velas aromáticas y poné música relajante. Crear este tipo de atmósferas puede ayudar a mejorar tu salud. Los sonidos se pueden diferencias entre los negativos (ruidos) y los positivos. Está científicamente comprobado que sonidos de la naturaleza pertenecen a los positivos.

UTILIZÁ COLORES ADECUADOS
Pintar la habitación puede ser una excelente alternativa para convertirla en un espacio relajante, y para ello debemos optar por colores claros como el rosa, azul, marfil u ocre. Para los demás elementos y complementos se puede utilizar la gama del blanco y crema. Siempre relajan e invitan a meditar. La paleta cromática influye, y mucho, en el estado de ánimo. La superposición de tonos blancos transmite serenidad; el ambiente es equilibrado y parece más despejado.

RENOVAR LOS COMPLEMENTOS
A algunas personas les gustan las flores, a otros los dulces o chocolates. Elegí complementos como jarrones de vidrio, en los cuales se pueda ir renovando lo que pongas adentro. Estos son detalles sutiles que suman estilo, aligeran el espacio y también conducen a un nuevo bienestar, el que se siente cuando la decoración destila buen gusto.

CREÁ UN LUGAR SIN INTERFERENCIAS
Buscá un rincón algo apartado de la zona más ruidosa de la habitación, para crear un rincón relax. Si es posible, con luz natural, sin televisión, móvil, tablets o juguetes.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: