Castillo de Saguazú: el hospedaje que nació cuando un hombre quiso convertir en reina a su esposa

El Castillo de Saguazú opera como un establecimiento turístico desde el 2020, a partir de una residencia familiar que fue convertida en hospedaje, y que fue construida por un hombre que quiso que su esposa se sintiese una reina.
 

Image description
Image description

Adriana Maldonado, brand manager del castillo, comentó que su proximidad a la capital (unos 48 kilómetros) y del templo de San Buenaventura de Yaguarón, lo convierten en una opción accesible para un fin de semana.

“Si bien las restricciones sanitarias se están liberando cada vez más, nosotros seguimos con cupos limitados de ingresos para que cada persona que nos visite pueda disfrutar realmente de todas las instalaciones”, explicó la profesional.

Maldonado recordó los orígenes de esta construcción, que data de 1985. “Mi abuelo construyó este lugar para mi abuela, su intención era hacer que ella se sienta como una reina”, dijo. La joven guarda gratos momentos de su infancia en la que era su casa vacacional.

De la misma manera, sus familiares consideraban a la propiedad -que cuenta con una hectárea de terreno- como un escape de la rutina diaria. “Nos dimos cuenta que con el pasar de los años y la evolución de nuestras familias, esta casa se volvió un lugar especial donde creamos muchos buenos recuerdos”, añadió.

En diciembre de 2020 abrió sus puertas a quienes quieran “disfrutar, compartir y crear tan buenos recuerdos como los nuestros en este espacio que amamos”, agregó Adriana. En su primer año recibió a unas 2.000 personas, y si bien el mayor número son visitantes de un día, esperan atraer a más personas.

Destacó a la naturaleza como el principal atractivo del lugar. Hay un arroyo y espacio para actividades de esparcimiento; además está equipado con piscina, canchas de fútbol y vóley, quincho para 70 personas, parrilla y tatakua.

Otro punto destacado es que este establecimiento es pet friendly, por lo que puede acudir la familia completa. El castillo cuenta con cuatro habitaciones: dos matrimoniales y dos cuádruples. Pasar el día tiene un costo de G. 40.000 por persona; acampar, G. 50.000 por persona; y el alojamiento en la habitación matrimonial cuesta G. 260.000 (con una cama extra G. 300.000); la triple G. 330.000; y la cuádruple, G. 390.000.

“Apuntamos a que más personas puedan conocer no solo nuestras instalaciones sino también todo lo que tiene para ofrecer la hermosa ciudad de Yaguarón y ayudar así a reactivar cada vez más el turismo interno”, finalizó.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: