Desde Santa María de Fe: Taller del Monasterio, un emprendimiento de monjes que fabrican productos artesanales

En el departamento de Misiones, desde el Monasterio Santa María de Fe, jóvenes religiosos se convierten en entusiastas emprendedores para solventar los gastos de la institución. Es así que fabrican mermeladas, licores, condimentos, salsa picante y mayonesa.

Image description
Image description
Image description

“El Taller del Monasterio es marca que reúne todos los productos artesanales y artículos religiosos elaborados por los propios monjes para sustento del Monasterio Santa María de Fe”, explicó el hermano Walter Chávez, de la comunidad monástica San José y encargado del negocio que tiene además presencia en Instagram y Facebook.

Según se puede apreciar en dicha cuenta de la red social, los jóvenes religiosos ofrecen productos como dulce de leche, de guayaba, naranja, mamón, banana y naranja. Además, condimentos picantes y artículos religiosos como rosarios, pulseras, collares, llaveros, imágenes religiosas, todo hecho a mano.

“La creación de Taller del Monasterio surge a raíz de hacer visible los productos que elaboramos los monjes, como hoy están en auge los medios digitales para que la gente sepa lo que hacemos. Buscamos una marca, un nombre, cuenta en redes y hasta contamos con servicio de delivery”, comentó.

Gracias a la comercialización de dichos productos, la pequeña comunidad de religiosos logra hacerle frente a todo. “Nuestro monasterio se sostiene en un 80% de su trabajo a través de la elaboración de estos productos, con ello costeamos el pago de los servicios, la formación de los monjes, alimentación, medicamentos, pago de empleados, mantenimiento de la casa”, agregó.

Realización de ferias con precios accesibles

“Como somos de vida contemplativa, no salimos mucho de nuestro monasterio, entonces, lo que hacemos es organizar ferias en puntos específicos como Asunción, Encarnación, San Ignacio, San Juan Bautista, cada uno o dos meses. En nuestro monasterio estos productos están siempre a disposición, la gente puede venir a comprar o pedir por delivery”, afirmó.

En cuanto al costo de los productos que ofrece el Taller del Monasterio, el listado es el siguiente: Dulce de leche grande, G. 35.000 y el chico a G. 25.000; mermelada de acerola, G. 25.000; dulce de mamón, G. 40.000; dulce de banana con naranja, G. 25.000; mermelada de naranja chica, G. 25.000; antipasto de berenjena, G. 25.000; mayonesa casera de ajo, G. 25.000; condimento picante, G. 25.000; licor de dulce de leche, G. 30.000; licor de dulce de leche y cacao, G. 30.000.

Todo de manera casera

“Elaboramos todos los productos de manera totalmente casera, en nuestra cocina tenemos un fogón bien grande y trabajamos a leña. No usamos conservantes, utilizamos toda la fruta y eso le da un sabor único a cada producto”, explicó Chávez.

“Nosotros mismos cultivamos frutas en el monasterio. Lo más interesante es que cada monje tiene su talento con cada producto, hay un solo monje al que le sale rico el dulce de leche, otro que se encarga del dulce de mamón, otro prepara solamente escabeche, otro el licor, y lo mismo con los artículos religiosos”, reconoció.

Historia del Monasterio

El monasterio Santa María de Fe tiene 28 años de historia, aunque su fundación oficial se dio hace 17 años. Inició en Asunción, con un grupo de jóvenes con una inquietud vocacional por la vida consagrada, que se toparon con el padre jesuita Hugo Maidana quien los acompañó y así fundaron una comunidad religiosa nueva dentro de la iglesia, que viviera la vocación monástica al modo ignaciano.

Este monasterio está ubicado en el centro mismo de Santa María de Fe, 250 kilómetros de Asunción, en el departamento de Misiones, y no aislada de la ciudad.  Actualmente cuenta con siete miembros, entre ellos dos sacerdotes.

Quienes quieran hacer sus pedidos del Taller del Monasterio, pueden contactar al número (0983) 889-978.  

 

Dejá tu Comentario:

La rosa roja (la flor de los enamorados, por excelencia), objeto de la globalización

(Bernard Calas, Université Bordeaux Montaigne) Una rosa roja puede simbolizar muchas cosas. En San Valentín, para muchos se convierte en un signo de amor, una muestra de ternura. Es la flor de los enamorados por excelencia. En Rusia también se regala a las madres el 8 de marzo como muestra de reconocimiento por su labor doméstica. Pero para el geógrafo, la rosa roja es también un marcador de la globalización. Es probable que la rosa que se regala o se recibe el 14 de febrero proceda de invernaderos situados en los trópicos, o incluso en el ecuador, más concretamente en Kenia, Etiopía o Ecuador.