La tradicional calle Palma no es ni la mitad de lo que era décadas atrás