Nuestros corresponsales por el mundo nos cuentan de sus ríos

Pia Stievenazzo, desde Zürich, Suiza: “Zurich tiene la suerte de tener el lago, Zurichsee, que es el corazón de la ciudad. El lago se forma con agua de deshielo que viene de otro lago, el Walensee. Y del lago se inicia el río Limmat que desemboca en el Aare, que se une al Rhin y terminará en el mar en Holanda. El río divide el centro histórico en dos y en sus orillas se fundó la ciudad y se puede ver las distintas fortificaciones no lejos del río, que usaban para comercio pero también como barrera de protección. Tanto el río como el lago tienen muchísima actividad y son de fácil acceso, hay barcos que son parte del transporte público, además”.