Industria textil vuelve a moverse: más de 60 empresas producen mascarillas y elementos de protección

“Estamos viviendo situaciones dispares dentro de la industria, por un lado, están las tiendas que comercializan prendas de vestir, que están completamente paradas en estos momentos y, por otro lado, tenemos las industrias que se están adaptando a la coyuntura, fabricando artículos necesarios como mascarillas u otros productos de protección ante el virus del COVID-19”, manifestó Diego Daud, presidente de la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP). 

Image description

El universo de la industria textil es sumamente amplio, según Daud, considerando que reúne a empresas que se dedican a hacer indumentarias casuales o ejecutivas, prendas de alta costura, blanquería y otros productos afines. Asimismo, indicó que posee una fuerza laboral de 200.000 colaboradores directos. 

“Con la liberación de la producción y venta de artículos sin el registro de la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa), la industria textil tuvo un repunte significativo en sus actividades, ya que se encuentran produciendo mascarillas (desechables de TNT y reutilizables de tela) y trajes de protección”, especificó el titular de la AICP

Hasta el momento, son más de 60 las empresas que se abocaron exclusivamente a la fabricación de prendas de protección, de acuerdo a Daud, y que la lista irá en aumento en las próximas semanas. 

Daud aclaró que, los productos fabricados no son de uso médico, sino de uso preventivo para la ciudadanía en general. “En el caso de empresas que pretenden ingresar a la categoría de uso médico, necesariamente deben aplicar a los procesos requeridos por la Dinavisa”, agregó. 

"Por un lado, nuestra gente está reactivando sus talleres y, por otro lado, está fabricando artículos que protegen a la ciudadanía de este mal que nos aqueja. Encima, como la cultura de utilizar tapabocas se instalará por un buen tiempo, y con esto aseguramos la provisión de este producto esencial para la prevención", afirmó.

Además Daud declaró que las empresas están tomando las medidas señaladas por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS), por eso cuentan con una reducción de personal en sus fábricas, y que esto incide en la merma de su capacidad final.

Igualmente, que los ciudadanos estén invirtiendo más fondos en sectores como alimentos o salud, y dejen de lado todo lo relacionado al sector textil, también genera un impacto en los ingresos proyectados, argumentó.

"Existen empresas con cero movimiento con esta suspensión de actividades, pero con la liberación de las entregas a domicilio, empezarán a mover sus finanzas. Estamos a favor de las decisiones que están impulsando desde el Gobierno, por eso es positivo que busquemos alternativas seguras para que la industria resguarde los puestos de trabajo y sigan apostando a su desarrollo”, aseguró.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: