Una tableta para disfrutar a lo grande

Con la familia Yoga Tab Pro, Lenovo no ha creado la tableta más potente del mercado. Tampoco la que tiene el diseño más espectacular o la más ligera. Pero sí una de las propuestas más originales, ya que integra un elemento que ningún otro fabricante ha tenido en cuenta a la hora de desarrollar sus modelos: un proyector.

Por ello, y por características como su pantalla o su calidad de sonido, se trata de un dispositivo especialmente diseñado para consumir contenidos multimedia y, además, hacerlo en compañía.

La última generación de esta gama (y ya es la tercera) es la Lenovo Yoga Tab 3 Pro. Su clave, como en ocasiones anteriores, radica en la presencia de una estructura cilíndrica en uno de sus laterales con una triple función: esconde la batería, hace las veces de soporte de apoyo y agarre y, por último, integra un proyector.
 
Pero vamos por partes. Gracias a este característico diseño, la batería queda fuera del cuerpo de la tableta y ofrece una capacidad que casi duplica la de otros modelos del mercado: 10200 mAh. Esta cifra garantiza su uso durante un día completo sin tener que estar pendientes del cargador. En concreto, la firma establece la autonomía en hasta 18 horas de uso. Además, proporciona un agarre muy cómodo con una sola mano mientras se utiliza en posición vertical. Para hacerlo en horizontal, lo ideal es apoyar la Yoga Tab 3 Pro sobre una superficie plana (como una mesa) y desplegar un pequeño soporte adherido al cilindro que permite colocar la tableta con distintos ángulos de inclinación y que también incorpora un orificio para colgarla en una pared.
 
Por último, el cilindro es el lugar elegido para situar un proyector para mostrar cualquier contenido con un tamaño de hasta 70 pulgadas. Está ubicado en su centro (en las versiones anteriores del equipo estaba en uno de sus extremos), y puede moverse hasta 180 grados para encontrar el ángulo adecuado al mostrar imágenes en paredes o techos. Entre sus características técnicas se encuentran una luminosidad de 50 lúmenes que, si bien no puede igualar la calidad que ofrece un proyector externo, sí sirve para ver contenidos de forma puntual y compartirlos con otras personas con una calidad aceptable, sobre todo en espacios con poca luz ambiental.
 
(Fuente: El País)

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: