Nuestros corresponsales por el mundo nos cuentan de sus ríos

María Inés Manso, desde Génova, Italia: "Génova está recorrida por dos grandes arroyos: el Polcevera al oeste del centro y al este el Bisagno, este último de cauce más estrecho y un recorrido más tortuoso. La ciudad se desarrolla urbanísticamente a los lados de los valles homónimos con barrios residenciales e infraestructura diversa. El Bisagno tiene un largo de 25 km hasta su desembocadura en el Golfo de Génova en el céntrico barrio de Foce. El arroyo en general es seco pero capaz de provocar inundaciones desastrosas como ocurrió en 1970, en varias ocasiones durante los '90, en el 2011 y la última del 4 de noviembre del 2014, cuando con mayor intensidad se desbordó y provocó tremenda inundación hasta la zona céntrica, alcanzando la importantísima estación ferroviaria de Génova Brignole (que debió cerrarse hasta el día siguiente) y problemas de circulación automovilística”.