Mina de oro rojo en San Pedro: allí Berry Farm cultiva frutillas y frambuesas (son agroecológicas)

(Por LF)  Berry Farm es propiedad de Oli James, un emprendedor que hace más de 10 años incursionó en el rubro de los frutos rojos. En su granja, ubicada en la Colonia Tuyango departamento de San Pedro, cultiva frutillas de la variedad Sweet Charlie y frambuesas silvestres, las cuales sobresalen por su sabor extra dulce y por ser completamente naturales pues están libres de agrotóxicos. Actualmente, maneja un volumen de producción de 5.000 kilos de frutas.  

Image description

En charla con InfoNegocios, Oli James, contó que empezó con unos 20 plantines de frutilla hace más de una década, cuando tenía 22 años. “Observándole a mi tío que cultivaba frutillas en Coronel Oviedo, me inspiré y decidí probar, teniendo en cuenta que los frutos rojos se pueden cultivar en varias zonas del país, no solo en Areguá. Allí se cultiva mucha frutilla porque hay un microclima de frío −que es ideal para que fructifiquen bien− pero la verdad es que no hay inconvenientes para plantar en otros departamentos. Prácticamente, toda la región Oriental es apta para el cultivo de frutos rojos, incluso algunas zonas del Chaco”, manifestó.

En su huerta, situada en la Colonia Tuyango del distrito de Itacurubí del Rosario, San Pedro, cultiva exclusivamente frutilla de la variedad Sweet Charlie, que sobresale por su dulzura extrema. “Esto ocurre por la ubicación de nuestra granja en Tuyango, donde logramos mantener pura la cepa sin que haya polinización cruzada, lo que hace que nuestra frutilla sea siempre extra dulce”, destacó el empresario frutícola.

El oro rojo de Berry Farm se distingue también por ser totalmente natural pues no se le aplica ningún tipo de agroquímico y además, en granja, realizan prácticas agrícolas regenerativas con la finalidad de cuidar el suelo y las plantaciones.

En lo que respecta a la frambuesa, Oli comentó que empezó a cultivarla hace seis años y ahora cuenta con 1/4 de hectárea destinado a la producción de la variedad Rubus rosifolius. “Fue mucha práctica y experimento, porque no existe un manual de aprendizaje y manejo de esta variedad en específico, conocida también como frambuesa silvestre, la cual, es nativa del sudeste asiático, aunque también dicen que es de procedencia andina. Resalta por ser mucho más dulce que la frambuesa convencional, que la europea”, detalló. 

Y debido a que se trataba de un cultivo experimental que poco a poco fue optimizándose, recién este año la fruta fue introducida comercialmente al mercado local. “Nuestro volumen de producción asciende a 3.000 kilos de frambuesa y 2.000 kilos de frutilla”, precisó.

El principal canal de comercialización de Berry Farm es por sistema de delivery, abarcando Asunción y Gran Asunción, aunque recientemente habilitó la opción de pickup. Los clientes pueden acercarse de lunes a sábados en horario de oficina, al local de Arsa Market, ubicado en el barrio Pettirossi de la ciudad de Asunción, para retirar su pedido.

“Las frutillas vienen en presentaciones de 300 gramos y 1 kilo, mientras que las frambuesas pueden ser adquiridas en cajitas de 100 gramos. También disponemos de arándanos que vienen en cajas de 125 gramos, aunque no los producimos nosotros, sino más bien los compramos y revendemos”, aclaró.  

Para más información sobre los productos, contacta vía WhatsApp al (0971) 522-680 o seguí a la marca en redes sociales, en Instagram la encontrás como @berryfarmpy.

Tu opinión enriquece este artículo: