La contaminación del agua afecta en un tercio el crecimiento económico de los países

La semana anterior el Banco Mundial dio a conocer un nuevo informe denominado “Calidad desconocida: La crisis invisible del agua”, que expone cómo el deterioro de la calidad del agua reduce en un tercio el potencial de crecimiento económico de los países al afectar tanto a los habitantes como a la tierra, principal fuente de producción de muchas naciones latinoamericanas. 

Image description

El informe revela cómo una combinación de bacterias, aguas residuales, productos químicos así como material plástico, puede absorber el oxígeno de las fuentes de agua y convertirlas en veneno para las personas y los ecosistemas, disminuyendo a su vez la capacidad de producción de los países puesto que las condiciones de salud empeoran, se reduce la elaboración de alimentos y acentúa la pobreza. Según el Banco Mundial, estos peligros lo enfrentan tanto las naciones desarrolladas como en desarrollo.  

De acuerdo a la investigación, un elemento que contribuye al deterioro de la calidad del agua es el nitrógeno, utilizado como fertilizante agrícola y con el tiempo ingresa a los ríos, lagos y océanos, donde se transforma en nitratos, mientras que la exposición temprana a los nitratos afecta el crecimiento y el desarrollo cerebral de los niños repercutiendo en la salud y potencial de ingresos en la edad adulta. El informe señala que el escurrimiento y la descarga en el agua de cada kilogramo adicional de fertilizantes de nitrógeno por hectárea puede aumentar las tasas de retraso del crecimiento de los niños en un 19% y reducir sus ingresos en la edad adulta hasta en un 2% en comparación con otros que no se encuentran expuestos.

Por otra parte, el rendimiento agrícola se ve afectado a medida que aumenta la salinidad de las aguas y los suelos como consecuencia de las sequías más intensas, las marejadas ciclónicas y el incremento de la extracción de agua. Debido a la salinidad de las aguas, cada año se pierde una cantidad de alimentos suficiente para 170 millones de personas en todo el mundo.

En el informe los espècialistas recomiendan un conjunto de medidas que los países pueden adoptar para mejorar la calidad del agua, entre ellas políticas y normas ambientales, así también un seguimiento minucioso de las cargas de contaminación, sistemas que garanticen el cumplimiento de las normas, infraestructura de tratamiento del agua respaldada con incentivos para la inversión privada, y difusión de información confiable y precisa entre los hogares para inspirar la participación ciudadana.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: